Cáncer de Piel

El cáncer de piel se puede prevenir evitando la exposición al sol y utilizando bloqueador y ropa que protejan a la piel de los rayos solares. Desde 1980, se ha encontrado que el cáncer de piel afecta tres veces más a personas de piel blanca que a las de otras razas, y la posibilidad de que una persona sea diagnosticada con cáncer de piel durante su vida ha aumentado en 20%. El riesgo es aún mayor en personas con pecas o que tienen más de 100 lunares en su cuerpo.

Ochenta por ciento del cáncer de piel es de tipo basocelular. Este tipo invade la piel vecina, tiene bordes redondeados y de color perlado, y puede aparecer como una lesión o úlcera que no cura. Se da principalmente en la cara y las manos.

Quince por ciento de estos tumores son de tipo epidermoide. Estos pueden diseminarse a través de los ganglios, glándulas linfáticas o el sistema circulatorio. Pueden aparecer como una cicatriz en la cara y cuello, principalmente en orejas y labios.

Cinco por ciento del cáncer de piel corresponde a melanoma, el cual tiene buen pronóstico si es eliminado a tiempo. Los melanomas parecen lunares de forma irregular y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Tienen diferentes tonalidades, y bordes irregulares. Aparecen con mayor frecuencia en el área de los hombros en los hombres y en las piernas en las mujeres. En personas de piel oscura el melanoma puede presentarse en la planta de los pies, palmas de las manos y el lecho ungueal.

El cáncer de piel se trata con cirugía, enviando posteriormente la biopsia al laboratorio para obtener el diagnóstico y determinar el tratamiento a seguir. Dependiendo del caso puede ser necesario radioterapia y/o quimioterapia luego de la cirugía.

Contáctenos

Pruebe que no es un robot *

Menú Completo de Procedimientos